[/fusion_text]

Devolver el IVA, ¿mensual o anualmente?

Las grandes empresas con una facturación anual superior a los 6.000.000 € tiene la obligación de remitir el IVA mensualmente a través del Sistema Inmediato de Información (SII).

En cambio, las empresas cuyos ingresos anuales no superen los 6.000.000 € tienen dos opciones para gestionar el IVA con Hacienda:

  1. Tramitar sus facturas anualmente.
  2. Inscribirse en el REDEME y tramitar las facturas mensualmente.

El REDEME

El Registro de Devolución Mensual (REDEME) permite a las PYMES recibir una vez al mes la devolución correspondiente del IVA, en lugar de realizarlo al año.

Esto supone claramente un beneficio para el pequeño empresario, que puede contar con esta devolución antes de finalizar el año sin coste alguno.

La solicitud de inscripción en el REDEME debe hacerse presentando una declaración censal de manera telemática. Además, sólo se podrá realizarse la solicitud en el mes de enero del año en el que se quiera hacer efectiva el alta.
En el caso de que se quiera solicitar la baja en el REDEME también deberá realizarse durante el mes de enero del año en el que se quiera formalizar dicha inscripción.

¿Quién puede inscribirse en el REDEME?

Las condiciones fundamentales para poder inscribirse en el REDEME son las siguientes:

  1. Encontrarse al corriente de sus obligaciones tributarias.
  2. Las actividades realizadas no deben tributar en régimen simplificado.
  3. En el caso de ser un grupo de entidades, debe acordarse por todas ellas, además de reunir los requisitos necesarios cada una de ellas.

Ventajas y desventajas de la devolución mensual del IVA

La principal ventaja de realizar la devolución mensual del IVA es la posibilidad de contar con esa liquidez de manera más rápida, y no tener que esperar a la finalización del año.

Lógicamente esto será una ventaja cuando el IVA soportado (el pagado por la propia empresa como cliente) sea superior al IVA repercutido (el impuesto cobrado a nuestros clientes).

Además, realizar la devolución del IVA mensualmente ayuda a llevar un mayor orden en la contabilidad de la empresa, facilitando disponer de esa información para cuando sea necesario.

Por supuesto que estar inscrito en el REDEME también tiene una desventaja clara: se trata de un esfuerzo añadido que puede llevar costes para la empresa el envío mensual de la información relativa al IVA a Hacienda.

Por ello se deberá tener en cuenta el tamaño de la empresa en cuestión y determinar si merece la pena según los puntos analizados.

Devolver el IVA, ¿mensual o anualmente?

Las grandes empresas con una facturación anual superior a los 6.000.000 € tiene la obligación de remitir el IVA mensualmente a través del Sistema Inmediato de Información (SII).

En cambio, las empresas cuyos ingresos anuales no superen los 6.000.000 € tienen dos opciones para gestionar el IVA con Hacienda:

  1. Tramitar sus facturas anualmente.
  2. Inscribirse en el REDEME y tramitar las facturas mensualmente.

El REDEME

El Registro de Devolución Mensual (REDEME) permite a las PYMES recibir una vez al mes la devolución correspondiente del IVA, en lugar de realizarlo al año.

Esto supone claramente un beneficio para el pequeño empresario, que puede contar con esta devolución antes de finalizar el año sin coste alguno.

La solicitud de inscripción en el REDEME debe hacerse presentando una declaración censal de manera telemática. Además, sólo se podrá realizarse la solicitud en el mes de enero del año en el que se quiera hacer efectiva el alta.
En el caso de que se quiera solicitar la baja en el REDEME también deberá realizarse durante el mes de enero del año en el que se quiera formalizar dicha inscripción.

¿Quién puede inscribirse en el REDEME?

Las condiciones fundamentales para poder inscribirse en el REDEME son las siguientes:

  1. Encontrarse al corriente de sus obligaciones tributarias.
  2. Las actividades realizadas no deben tributar en régimen simplificado.
  3. En el caso de ser un grupo de entidades, debe acordarse por todas ellas, además de reunir los requisitos necesarios cada una de ellas.

Ventajas y desventajas de la devolución mensual del IVA

La principal ventaja de realizar la devolución mensual del IVA es la posibilidad de contar con esa liquidez de manera más rápida, y no tener que esperar a la finalización del año.

Lógicamente esto será una ventaja cuando el IVA soportado (el pagado por la propia empresa como cliente) sea superior al IVA repercutido (el impuesto cobrado a nuestros clientes).

Además, realizar la devolución del IVA mensualmente ayuda a llevar un mayor orden en la contabilidad de la empresa, facilitando disponer de esa información para cuando sea necesario.

Por supuesto que estar inscrito en el REDEME también tiene una desventaja clara: se trata de un esfuerzo añadido que puede llevar costes para la empresa el envío mensual de la información relativa al IVA a Hacienda.

Por ello se deberá tener en cuenta el tamaño de la empresa en cuestión y determinar si merece la pena según los puntos analizados.